Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Guía de elaboración de TFG y TFM: DEFENDER EL TRABAJO

En esta guía podrás encontrar información, consejos y recursos de cómo elaborar tu TFG y tu TFM, paso a paso.

Exponer y defender el trabajo

Una vez redactado y entregado el trabajo, en el caso de los TFG y TFM o tesis es obligatorio realizar la exposición y defensa del mismo. No olvides cumplir con los plazos de entrega y solicitud de defensa. Una vez que tu director de proyecto dé el visto bueno a tu trabajo, deberás entregar varios documentos en la universidad que te darán derecho a defenderlo. Pueden variar de un centro a otro, pero en general se pedirá que presentes el consentimiento del tutor y un par de copias impresas del proyecto junto a tus datos personales.

La defensa del trabajo es la exposición por parte del alumno ante un tribunal académico. Se compone de las siguientes partes:

  1. Presentación oral del trabajo

La presentación oral es una exposición del trabajo que has desarrollado. Debes centrarte principalmente en los siguientes apartados:

  • Objetivos
  • Metodología
  • Contenido
  • Conclusiones

  1. Preguntas del tribunal calificador

Una vez ha finalizada la exposición, el ponente debe responder aquellas preguntas que el tribunal desee realizar. En general, se trata de preguntas que buscan aclarar conceptos que no han quedado suficientemente claros durante la exposición o sugerencias de mejora del propio trabajo. Siempre que sea posible responde a las preguntas de manera precisa.

Debes tener en cuenta al menos estos aspectos:

  1. Prepara la intervención

Lo primero que debes tener en cuenta es de qué vas a hablar, y si tienes o no conocimientos. En tu caso esto no es un problema ya que has trabajado mucho en tu trabajo y tienes muchas cosas que contar.

  1. Elabora un guión

Puede servirte el guion de tu trabajo, con algunas anotaciones sobre detalles que no debes olvidar. Puedes usar la zona de notas de la diapositiva.

  1. Ensaya en voz alta

Habla frente al espejo o pide a un amigo o familiar que haga de público. Otra opción es que grabes los ensayos. Además, controla el tiempo para nunca sobrepasarte del disponible. Utiliza un cronómetro.

  1. Habla despacio

No te aceleres y haz pausas durante la intervención. Debes mantener el ritmo durante la exposición, siendo ameno y captando la atención del tribunal. No olvides vocalizar y pronunciar con claridad, haciendo énfasis en lo que quieres destacar, pero siempre con un tono y volumen adecuado.

  1. Utiliza los gestos adecuadamente

No solo estás comunicando con la voz. La expresividad de la cara es muy importante. Es muy importante que no leas al pie de la letra, sino que te debes dirigir al tribunal y mantener la mirada a todos los miembros y no solo a uno de ellos. Mirarles a los ojos dará sensación de seguridad. Mueve las manos para apoyar y reforzar el discurso: señala, apunta, compara… Además, debes adoptar una postura correcta y colocarte en el centro del escenario.

  1. Utiliza materiales de apoyo

Puedes ayudarte de una presentación en PowerPoint o Prezi, pero sin olvidar que es una ayuda y nunca para sustituir tu exposición. No vale leer lo que incluyes en las diapositivas ni mires todo el rato a la pantalla.

  1. No te enrolles

Habla como sueles hacerlo siempre pero de manera sencilla. No hagas circunloquios, te entenderán mejor si lo haces de manera breve. La manera más sencilla de decir las cosas es la mejor.

  1. Disfruta

Olvídate de los nervios y preséntate dispuesto a defender la calidad académica del trabajo que has realizado. Has invertido mucho esfuerzo y tiempo y ahora debes recoger el resultado.

  1. Cuida tu aspecto personal

Estás ante un acto académico y debes cuidarlo. El vestuario debe corresponderse con tu personalidad, y también con el propósito y el contexto de la exposición.

Como ayuda para la defensa del trabajo puedes utilizar una presentación de apoyo que permita al tribunal seguir la exposición con mayor detalle. Y recuerda que no sólo existe PowerPoint. Otra buena opción para tu presentación es realizarla con Prezi, Canva o PowToon, entre otras.

A continuación, te recomendamos algunos consejos:

  1. Diseña las diapositivas de tal manera que puedan ser entendidas en tres segundos.
  2. Escribe menos. Una sola idea en cada diapositiva.
  3. No uses los efectos especiales del PowerPoint.
  4. Añade imágenes, fotografías, vídeos o sonido.
  5. Se recomienda usar un tamaño de fuente de 32 para que pueda ser leído desde cualquier distancia.
  6. Usa un tipo de letra que se lea bien, que no use adornos o remates, como es el caso de la Times New Roman o Courier.
  7. Usa fondos claros y sencillos.
  8. Usa titulares, no apartados.
  9. Cuidado con los bullets (flechas, puntos, asteriscos, símbolos que se ponen delante de una frase).

En el siguiente vídeo quedan muy bien explicados e ilustrados los factores a tener en cuenta a la hora de hacer una buena presentación: Cómo hacer una buena presentación oral de un trabajo / YouTube

Si además dispones de algo de tiempo, es muy interesante el MOOC que la Universidad Politécnica de Valencia imparte periódicamente, a través de la Plataforma edX, sobre presentaciones eficaces: “Diseña presentaciones eficaces con PowerPoint”

Para iniciarte a realizar presentaciones en Prezi puedes ver el siguiente video: Cómo hacer una presentación en Prezi | Tutorial Básico / YouTube

A continuación te enumeramos diez consejos para superar el miedo a hablar en público:

 

1. Conoce tu tema 

Cuanto mejor conozcas aquello de lo que vas a hablar, menos probable será que te equivoques o pierdas el hilo en la exposición. Si te pierdes, Y sabes de lo que estás hablando, seguro que podrás retomar el discurso. Tómate algún tiempo para tener en cuenta que podrían preguntarte aquellos que te escuchan y prepara las respuestas.

2. Organízate

Planifica con tiempo y cuidado la información que quieres presentar, incluyendo ayudas visuales o auditivas. Cuanto más organizado estés, menos nervioso te pondrás. Utiliza un esquema en una pequeña tarjeta para mantener el orden de tu exposición. Si es posible, acude por anticipado al lugar en el que hablarás y revisa los sistemas de audio y vídeo disponibles antes de la presentación.

3. Practica una y otra vez

Practica tu presentación completa varias veces. Hazlo para unos amigos con los que te sientas cómodo y pídeles que te den su opinión. También puedes grabarte con una vídeo-cámara y ver cómo puedes mejorar.

4. Visualiza tu éxito 

Imagina que tu presentación irá bien. Los pensamientos positivos pueden disminuir parte de tu visión negativa sobre tu actuación social y liberar algo de ansiedad.

5. Prueba con la respiración profunda

Ayuda a aportar calma a la situación. Toma una o dos respiraciones lentas y profundas antes de situarte en el lugar de exposición y durante el discurso.

6. Céntrate en tu material y no en la audiencia

Las personas suelen prestar atención a la información nueva y no a cómo se presenta. Tu público puede no notar tu nerviosismo, pero si lo hace puede incluso simpatizar contigo y ayudarte a que tu presentación sea un éxito.

7. No temas la existencia de silencios

Si pierdes el hilo de lo que estás contando o comienzas a sentirte nervioso y te quedas en blanco, te puede dar la sensación de que ha pasado una eternidad. Pero en realidad, es probable que hayan sido unos pocos segundos. Podrías aprovechar estos breves instantes para realizar unas pocas respiraciones profundas.

8. Reconoce tu éxito

Después de tu discurso o presentación, felicítate porque aunque no te haya salido a la perfección seguro que eres más crítico contigo mismo que aquellos que te han escuchado. Todo el mundo se equivoca durante los discursos o presentaciones. Los errores pueden además proporcionarte pistas sobre cuáles son tus puntos a mejorar.

9. Consigue apoyos

Seguro que puedes encontrar a amigos o colegas de trabajo que se encuentran en una situación parecida. Podéis ayudaros mutuamente o animaros a participar juntos en algún taller o curso para superar estos miedos.

10. Consulta con tu médico

Tu médico de cabecera puede prescribirte algún fármaco calmante que puedas tomar antes de hablar. Si es este el caso, pruébalo antes de que te encuentres en situación para ver cómo te afecta.

 

También puedes ver:

Cómo afrontar con éxito el miedo a hablar en público. Estrategias para mejorar la conducta de hablar en público / Jacobo Cano de Escoriaza

Supera tu… miedo a hablar en público / TecnicasHablarEnPublico.com

5 Técnicas Hablar en Público / YouTube

Oralitat (Herramientas y recursos educativos para aprender a hablar en público) / Universidad Pompeu Fabra

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional
.