Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Guía de elaboración de TFG y TFM: EVALUACIÓN DE LA INFORMACIÓN

En esta guía podrás encontrar información, consejos y recursos de cómo elaborar tu TFG y tu TFM, paso a paso.

Evaluación de la información

Consultadas diferentes fuentes y recursos de información para la elaboración de tu trabajo, es necesario evaluar la información encontrada.  

Posiblemente hayas recuperado información en exceso, por lo que debes tener claro qué información necesitas y para qué, garantizando, su calidad y su fiabilidad.

Para llevar a cabo esta evaluación debes tener en cuenta una serie de criterios y diferenciar de dónde has obtenido la información:

  • De los fondos o recursos de la Biblioteca

Si utilizas fondos de la biblioteca debes saber que, todos han sido seleccionados y evaluados; y son aptos para su uso académico.

  • De páginas de Internet

Hoy, internet es una de las principales fuentes de información. Fue diseñada para promover el intercambio ilimitado de la información, sin que existan normas o procedimientos para asegurar la calidad de la misma. Por ello, la información procedente de internet debe ser sometida a un análisis riguroso aplicando una serie de criterios de evaluación.

Entre otros, los criterios más importantes a tener en cuenta son los siguientes:

AUTORÍA: El autor responsable de una obra es uno de los principales indicadores de calidad de un trabajo científico. Hay que valorar su conocimiento y experiencia previa del tema, su currículo, su grado de especialización y prestigio, así como a la institución, organismo o entidad acreditada a que pertenece. Cuando la obra sea colectiva hay que considerar su grado de responsabilidad (dirección, colaboración, coordinación, revisión).

ACTUALIDAD: Es importante que conozcas si la información es actual o no. Hay ámbitos científicos en los que la información queda obsoleta rápidamente, en otros, en cambio, la perspectiva histórica puede resultarnos precisa o interesante.

ACCESIBILIDAD: Puedes tener en cuenta, si el diseño es compatible con diferentes navegadores o diferentes resoluciones de pantalla, si ofrece la posibilidad de imprimir y visualizar correctamente la impresión de los contenidos del sitio, si existe de una “Ayuda” al usuario sobre la estructura de los contenidos y la navegación del sitio, especialmente cuando éste es complejo y amplio, etc.

CONTENIDO: En función de la capacidad intelectual del usuario se valorará más o menos estrictamente este criterio, pero debes considerar por ejemplo, si se profundiza en el tema o simplemente se trata de manera general, igualmente hay que tener en cuenta si cubre todos los aspectos, si ofrece más de una perspectiva del tema, si la información es valiosa y los hechos han sido contrastados, si cita bibliografía, si la información está actualizada, si la expresión es correcta y la exposición es clara, exacta y precisa, si la información está estructurada,  si el recurso aporta fecha de creación…

DISEÑO: Es importante la evaluación de este aspecto ya que la elaboración de un trabajo académico requerirá que pases mucho tiempo delante de la pantalla del ordenador. Puedes evaluar si el recurso es funcional y atractivo, con uniformidad en cuanto a su diseño, formato, color, etc. También si el tamaño y tipo de letra son adecuados para una buena lectura y si las imágenes complementan la información.

FUNCIONALIDAD: Para considerar si una página web es funcional puedes observar si contiene un mapa web que organice los contenidos del sitio, si sus enlaces están activos, si cuenta con algún sistema de búsqueda interno o si su estructura es lógica y sencilla.

NAVEGABILIDAD: En cuanto a la navegabilidad es la facilidad con la que un usuario puede desplazarse por todas las páginas que componen un sitio web. Para cumplir este criterio, un sitio web debe proporcionar un conjunto de recursos y estrategias de navegación diseñados para conseguir un resultado óptimo en la localización de la información y en la orientación para el usuario. Una Web navegable debe responder a tres sencillas preguntas: ¿dónde estoy?, ¿dónde he estado? y ¿dónde puedo ir?

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional
.